Si ‘Future Nostalgia’ de Dua Lipa ha sido el bálsamo de cuarentena de la corriente principal del pop, el álbum debut de la disco-punks Public Practice de Nueva York debería tomar ese manto para el underground.

Grabado en gran parte en el estudio casero del guitarrista Vince McClelland, ofrece una alternativa a la versión pop súper pulida de Lipa en los sonidos brillantes de los años 70, sintiéndose deliciosamente hecha a mano mientras se pavonea a través de 12 pistas sublimes que lo transportan fuera de las cuatro paredes de su hogar y en un mundo mucho más brillante, sudoroso y divertido.

“Mi cabeza” es la pieza central escapista del disco, una oda para evitar el ruido externo que monta un surco sincopado y lo superpone con uno de los coros más pegadizos compartidos en lo que va del año. “¿A dónde va esta visión?” pregunta la frontwoman Sam York. “Voces de gritos tan engañadas / Resulta que estaban en mi cabeza”. Las “Ciudades”, dominadas por el bajo brillante de Drew Citron, hacen un viaje a Berlín, los compañeros de banda de York reflejan sus palabras con sus instrumentos mientras canta “bordes irregulares” y la luz “brilla tan intensamente”.

“Gentle Grip” presenta algunos enigmas tanto para los oyentes como para la banda misma. En su tema, reflexiona sobre la “gimnasia moral” de la vida en 2020, una en la que estamos tratando de hacer lo mejor para el mundo que nos rodea, pero también estamos impulsados ​​por deseos y deseos materiales. El primer resplandor de Blondie de “Comprometido” encuentra a York desgarrada entre los dos lados por los ganchos de la guitarra, girando círculos a su alrededor mientras susurra: “La casa es importante / El coche es importante / Los zapatos son importantes (…) Los árboles son importantes”.

Sin embargo, desde el punto de vista sonoro, el álbum también es un enigma, a saber, ¿a dónde demonios irá después? Esa imprevisibilidad existe a medida que cambia de pista a pista, pero también dentro de cada canción individual. El abridor ‘Moon’ es una pieza oscura y arremolinada que pone el amor de Public Practice por lo teatral en primer plano, York preside como un ser mítico superior sobre una tormenta eléctrica de los latidos del baterista Scott Rosenthal y los acompañamientos espirales y puntiagudos de McClelland y Citron. Más tarde, las metamorfosis “desechables” de riffs gruesos de Rapture listos para sonar las más sucias discotecas de bricolaje a algo más fragmentado y misterioso, como el sol de la mañana atravesando las ventanas del almacén y sacándolo del modo fiesta.

Sin embargo, “Gentle Grip” no te permite volver al mundo real por mucho tiempo, continuando en su viaje siempre sorprendente a través de surcos irresistibles y brillantes obras maestras de invención. Es posible que no podamos llegar a una pista de baile adecuada durante algún tiempo, pero, con su álbum debut, Public Practice nos está instando a todos a empujar los muebles a un lado y encontrar alivio en el espacio que tenemos. No dejes que su llamada quede sin respuesta.

Detalles

Fecha de lanzamiento: 15 de Mayo

Etiqueta de registro: Gato del muelle

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí