El director de arte y fundador de Studio Moross ha diseñado visuales en vivo para giras de megavatios por las Spice Girls y Sam Smith, e imbuyó un mensaje de inclusión en el camino.

Esta historia es parte de una serie que destaca a creativos LGBTQ, desde directores de arte hasta escuadrones de glamour, que ayudan a hacer realidad las visiones de sus artistas favoritos.

No importa cuántas pantallas, pirotecnia y plataformas móviles tenga un concierto, el artista debe ser el centro de atención. Pero las imágenes correctas de la gira marcan la pauta de un espectáculo y permiten a los fanáticos recuperar la emoción de enamorarse de un artista por primera vez. Kate Moross, fundadora de la agencia creativa con sede en Londres. Studio Moross, toma Cartelera dentro del proceso, así como las muchas noches de insomnio y desastres tecnológicos, de giras de dirección de arte para los gustos de las Spice Girls, Sam Smith, Disclosure y One Direction.

En un momento de la creación de un show en vivo, ¿comienzas a diseñar imágenes?

Realmente depende del proyecto. Puedes subir a bordo tarde en el proceso, cuando [el escenario y las pantallas] se hayan diseñado y las personas estén buscando contenido a medida. O podría ser desde el principio: trabajé con Jason [Sherwood, el escenógrafo de la gira mundial de Spice 2019] y vi sus renders antes de lanzar directamente a las Spice Girls. Para una banda como Disclosure, escuchamos el set, nos sentamos en una habitación y hacemos una idea con ellos. Realmente depende de tu relación con el artista. He hecho de todo, desde diseñar una o dos canciones en un show en vivo con otras personas hasta encargar el trabajo.

Se necesita un pueblo para realizar una gran producción turística. ¿Con qué otros miembros de la tripulación trabajas?

Cuando comencé a hacer imágenes, solo éramos yo, la banda y mi propio proyector y consola. Para un espectáculo en el estadio, puedes subir a un equipo de 90 personas. Trabaja con técnicos de video e iluminación, técnicos de cámara, el director de cámara. Trabaja con un director creativo que supervisa la visión de todo el proyecto. Con las Spice Girls, teníamos a Lee Lodge como director creativo, y su trabajo es dirigir a todos los creativos: el coreógrafo, la iluminación, los videos, los disfraces, la música. Cuando tienes a alguien así por encima de ti, tienes la oportunidad de concentrarte en tu carril y asegurarte de hacer lo que mejor haces.

Es una tripulación increíblemente rica. Te haces amigo de todos, porque todos comparten la misma comida, espacio y viajes. Y desafortunadamente, es una comunidad de trabajadores la que está pasando por los momentos más difíciles porque la música en vivo se ha apagado por completo.

¿Cuál es el lado de tu trabajo que los fanáticos no ven?

Mi primer gran trabajo fue para One Direction, y alguien que había diseñado gran parte del programa me dio muy buenos consejos: el setenta por ciento del trabajo que haces antes de presentarte en el set irá a la basura. Puede diseñar un programa completo en preproducción antes de llegar al set, pero le garantizo que muy poco será igual para cuando llegue al programa. Todo se archiva, cambia o ajusta. Ves cosas en la vida real, y no se ven tan bien como pensabas.

Ahora que las pantallas LED se han vuelto más fácilmente disponibles, tenemos muchos más píxeles para llenar y mantener. Creo que una sola canción en el show de las Spice Girls tenía 30 gigabytes de datos. Es posible que tenga que volver a reproducir esa canción todos los días, solo piense en la cantidad de datos que está procesando. Y las computadoras pueden ser increíblemente temperamentales. Empleamos un monitor que observaba los renders todas las noches para asegurarse de que ocurrieran con éxito porque una falla puede arruinar un día entero de ensayo. Tuvimos una noche trabajando cuando hacía mucho frío, y alguien desconectó toda nuestra cabina para enchufar un calentador. Perdimos todo nuestro trabajo por esa noche.

Cosas así suceden todo el tiempo. Vi un Game of Thrones documental que decía que el trabajo de un productor es sobrevivir. Viajar es un poco así. Se le paga para sobrevivir, y por alguna gracia de Dios, todo se une.

Los fanáticos no siempre piensan críticamente sobre la dirección de arte durante un espectáculo, sino que se centran en el artista. Pero cuando se hace bien, ¿qué aportan las excelentes imágenes a una experiencia?

Asisto a muchos espectáculos y, a menudo, siento que el artista tuvo una idea y consiguió que alguien la ejecutara por ellos, pero realmente no habían pensado en cómo se ve el programa de la misma manera que pensaban en la lista de canciones. Y a veces tienes programas que son altamente conceptuales, con un hilo que se extiende desde el principio hasta el final, y es sensacional. Existe cierta validez en un gran programa pop en el que cada número es un poco diferente y es una mezcolanza, siempre y cuando le des lo que se siente bien. Es solo entender lo que quieren los fanáticos.

Con los shows de Spice Girls, los fanáticos tenían expectativas increíblemente altas de lo que sería ese show, por lo que tuvimos que ofrecer algo más allá. No podríamos simplemente desplegar algunos números antiguos y pegarle algunos diseños nostálgicos. Tenía que ser un espectáculo. Todo nuestro informe para nosotros fue mantener la integridad de la marca Spice y crear algo que se sintiera tan monumental para un fanático ahora como lo era cuando tenían 12 años.

La gira de Spice Girls comenzó con un mensaje en video que dio la bienvenida a todas las identidades de género y orientaciones sexuales, y Sam Smith es uno de los músicos no binarios más conocidos. ¿Qué significa para ti trabajar en estos proyectos?

Para mí, tiene que sentirse relevante. No puede ser solo algo que se aplica. Para las Spice Girls, no era solo una fan cuando era una niña, realmente sentí que una parte de mi identidad estaba permitida debido a los mensajes de las chicas. Como persona queer y trans, soy consciente de que una gran parte de su audiencia también se identifica dentro de ese [espectro]. Y las Spice Girls mismas querían asegurar ese mensaje de inclusión. Cuando estábamos preparando esa declaración de apertura, fue un momento difícil en el mundo, por lo que queríamos crear un espacio donde fuera alegre y feliz pero, en ese sentido, también bastante político.

Con Sam, obviamente es relevante para ellos porque hablan de sí mismos y de su identidad en su programa y su música. Había trabajado con Sam durante años, pero dar vida al espectáculo también fue una experiencia realmente hermosa.

¿Cómo fue trabajar en la gira de Sam Thrill of It All? El escenario tenía una configuración particularmente única con esa estructura piramidal.

El show de Sam es mucho más teatral, y en realidad trabajé con el mismo equipo con el que trabajé en las Spice Girls. Ahí es donde forjamos nuestro vínculo. Jason diseñó el programa de Sam, y luego Lee me pidió que hiciera el contenido de la pirámide. Fui el director de arte de Sam en el pasado, creando un sencillo y un álbum, así que entendí el tono y las imágenes que podíamos traer. Por ejemplo, la imagen de “Nirvana”, uno de los primeros singles de Sam, había sido esta niebla verde, así que Sugerí que usáramos esa niebla verde en el espectáculo.

Extrañamente, mi papel se intensificó cuando el programa de Sam fue a Asia y necesitaban una versión más portátil del programa. Eso es algo que es bastante común con los grandes recorridos por estadios y arenas: tienes un espectáculo A, B y C, diferentes versiones que funcionarán en diferentes lugares o festivales. Tal vez no puedas colocar tu set en el escenario, o no puedas llevar el equipo al país porque es demasiado pesado para volar. Realmente disfrutamos hacer que el mundo tridimensional sea bidimensional y recrearlo arquitectónicamente en la pantalla.

¿Cómo es ver el producto final en un show?

Lloré mucho durante el primer show de Spice Girls solo porque estaba muy agotada. Literalmente, vi el ensayo y estallé en llanto. Simplemente caminé por los pasillos del estadio como, “No puedo creer que esto haya terminado”. Había trabajado en ello durante tres o cuatro meses sólidamente. Realmente puse todo lo que tenía en ello, y también fue un momento realmente difícil para mí en mi vida personal. Un año después, puedo apreciarlo. Al ver a las chicas volver a publicar imágenes antiguas, trae muchos buenos recuerdos.

Uno de nuestros colegas, Ben Farrey, el ingeniero de video con el que trabajé muy de cerca en esa producción, falleció hace unas semanas y fue una parte increíble de la tripulación. Nos mantuvo en marcha. Y tenía una gran responsabilidad. Mucha gente piensa que si haces las imágenes, de alguna manera eres responsable de que salgan a las pantallas a tiempo y en el lugar correcto, pero en realidad hay alguien más entre tú y la computadora para asegurarte de que no desmoronarse. Esa persona es la razón por la que puedes sentarte y disfrutar del espectáculo, y él fue eso para mí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí